Qué es y cómo puede ayudarte un Business Angel

Nuestra compañera Sofía Bonora estudia la figura del Business Angel, vinculada a las inversiones en empresas emergentes y start-ups, en un artículo publicado en el diario Cinco Días. En el texto, Bonora explica que desde la implantación de la Ley 14/2013 de apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización se comenzó a incentivar fiscalmente esta figura inversora.

"Precisamente, desde el 1 de enero de 2018, los inversores pueden deducirse de la cuota de IRPF un 30% de las cantidades satisfechas durante los primeros tres años desde la constitución de la empresa (anteriormente se deducían un 20%). También se ha incrementado la base máxima de deducción que pasa de 50.000 a 60.000 euros", afirma nuestra compañera en este medio especializado.

Bonora también analiza los requisitos que han de tener estos inversores para poder actuar como Business Angel en una empresa emergente. Quedan descartadas las sociedades de gestión de patrimonio inmobiliario, ya que las sociedades deben llevar a cabo una actividad económica. Otra de las características que deben tener estos inversores es que las acciones o participaciones han de adquirirse a la constitución de la sociedad, o en una ampliación de capital que se realice en los tres años siguientes.

Nuestra compañera explica que como el business angel puede aportar capital durante los tres primeros años, para poder acogerse a las bonificaciones fiscales el máximo de tiempo posible se podría invertir la cantidad que se tiene pensado aportar repartiéndola en esos tres ejercicios.

"También se requiere que los fondos propios de la entidad al inicio del periodo impositivo en que se adquieran las participaciones o acciones no superen los 400.000 euros. Además, no puede acceder a la deducción una entidad que realice la misma actividad que se venía ejerciendo con anterioridad bajo otra titularidad", asegura Bonora.

Si quieres leer el artículo, pulsa aquí.

SUBIR