A vueltas con el artículo 348 bis LSC. ¿Viene para quedarse?

El diario especializado Law & Trends publica un artículo de nuestro abogado David de Llano sobre la modificación del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, apenas dos años después del fin de la suspensión del anterior texto. Nuestro compañero analiza en su publicación los aspectos más importantes de esta Ley.

De Llano opina que en las Juntas Generales celebradas desde el 20 de diciembre de 2018 "el renovado precepto no tiene parangón", ya que el legislador pretende esclarecer las más que dubitativas interpretaciones que podían desprenderse de la disposición normativa anterior.

"Para que el socio pueda ejercitar su Derecho de separación, cuantitativamente, se reduce a un veinticinco por ciento la cifra de dividendos que deben resultar legalmente repartibles en virtud de acuerdo adoptado por la Junta General, toda vez que durante los tres ejercicios anteriores la compañía hubiera obtenido beneficios. Si bien la principal circunstancia que faculta al socio para separarse de la sociedad, no surgirá cuando en el cómputo de los cinco ejercicios anteriores se hubieran repartido beneficios por valor de un total del veinticinco por ciento", afirma nuestro abogado a raíz de las limitaciones cuantitativas surgidas del artículo 348 bis.

De Llano también cree que hay limitaciones cualitativas y matiza que el reparto de beneficios ha de partir de los realmente obtenidos, y no de los que pudiera resultar de los beneficios propios de la explotación, tal y como recogía la composición normativa anterior.

"En este sentido, en mi opinión, el legislador aclara la cuanto menos controvertida interpretación que se desprendía de la redacción anterior, ya que la acepción beneficios propios de la explotación dimanante de la actividad relacionada con objeto social, podía desmarcarse de aquellos devengados de otras operaciones concretas, como las financieras o los repartos de prima de emisión", apostilla.

Si quieres leer el artículo completo, pulsa aquí

SUBIR